Odebrecht en Panamá

Proyectos Ejecutados

Preservación del Patrimonio Histórico de la Ciudad de Panamá

El denominado Proyecto Preservación del Patrimonio Histórico de la ciudad de Panamá, que comenzó en 2011, comprendió mejoras de infraestructura en Panamá Viejo y el Casco Antiguo con el objetivo de preservar el contexto histórico de estas áreas ubicadas en la capital panameña, y crear un ordenamiento urbano y vial en su entorno.

Preservación de Panamá Viejo

Con el fin de preservar el sitio histórico de Panamá Viejo, fue necesario reubicar la vía

Cincuentenario hacia el límite entre el Conjunto Monumental Histórico y la comunidad de Panamá Viejo, evitando así que el tráfico vehicular de la zona siguiera causando daños irreversibles a las estructuras y la invasión de asentamientos residenciales de la primera ciudad española en el Pacífico, fundada en 1519.

A su vez, la vía Cincuentenario se amplió a cuatro carriles en un tramo de aproximadamente dos kilómetros, que incluyó la construcción de dos Puentes Vehiculares, mejoras de las intersecciones a nivel (incorporación de dos rotondas a la red vial), seis paradas de

autobus y cuatro pasos peatonales con semáforos, todo como parte del Plan de

Reordenamiento Vial de la Ciudad de Panamá

El desplazamiento de la vía Cincuentenario finalmente permitió unificar el área del Conjunto Monumental de Panamá Viejo, dando paso a nuevas obras de recuperación y conservación en el área circundante de las ruinas. Los trabajos se hicieron bajo la aprobación y supervisión de la Dirección Nacional de Patrimonio Histórico del Instituto Nacional de Cultura y el visto bueno de la Comisión Nacional de Arqueología y Monumentos Históricos de Panamá.

Asimismo, también se desarrollaron obras complementarias para reemplazar y mejorar los sistemas de servicios públicos (drenajes pluviales, electricidad y comunicaciones, alcantarillado sanitario), colindantes con el nuevo tramo, que beneficiaron directamente a la comunidad del sector.
De igual modo, dos joyas arquitectónicas de la época colonial también fueron contempladas en este proyecto: el Puente del Rey y el Puente Matadero.

Con el fin de proteger el Puente del Rey de las crecidas del Río Abajo, se construyó un cajón pluvial para desviar parte del caudal que se genera con las fuertes lluvias que ponían en peligro su estabilidad y conservación.

En el Puente Matadero, por su parte, se hicieron trabajos de mantenimiento en el tramo canalizado de la quebrada Santa Elena. La canalización de ríos y la ampliación de los respectivos puentes viales también contribuyeron a prevenir las inundaciones en el sector.

Recuperación del Casco Antiguo

La segunda ciudad histórica de Panamá, declarada Patrimonio Mundial por la Unesco, necesitó intervenciones para la recuperación de la infraestructura urbana y servicios públicos y atender la demanda generada por el renacimiento urbano experimentado en los últimos años. La obra incluyó un plan integral de recuperación de infraestructura urbana para la puesta en valor del Casco Antiguo.

Los trabajos, culminados en 2014, incluyeron la rehabilitación del sistema de agua potable, la construcción de un nuevo sistema de drenaje pluvial, la adecuación del sistema de alcantarillado combinado existente para su funcionamiento como drenaje sanitario y la construcción de una estación de bombeo y línea de impulsión sanitaria que  conduce las aguas servidas hasta el sistema de Saneamiento de la Ciudad y la Bahía de Panamá.

La reconstrucción del pavimento con adoquines de arcilla y de aceras en zonas intervenidas, la instalación de nuevas luminarias y el mejoramiento del alumbrado público existente en las calles, la construcción de un edificio de estacionamiento inclusivo con capacidad para 117 vehículos que incluyen las facilidades para personas con discapacidad y la recuperación de las principales plazas y plazoletas del Casco Antiguo, también han formado parte de la obra.

Por otra parte, también se construyó una red de vigaductos para el soterramiento de los cables eléctricos y de comunicaciones que estaban adosados a las fachadas de los edificios. Esto convirtió al Casco Antiguo en una de las primeras zonas de la ciudad capital sin cableado expuesto, lo que hace posible resaltar la belleza escénica de los edificios y residencias del sitio histórico, además de incrementar la seguridad para los transeúntes del área.

Datos del proceso arqueológico: Panamá Viejo y Casco Antiguo

Antes y durante los trabajos constructivos en Panamá Viejo y el Casco Antiguo se llevaron a cabo prospecciones arqueológicas y monitoreos, con el objetivo de recuperar recursos arqueológicos o de interés patrimonial que puedan encontrarse en esa zona y así evitar que sean afectados por el impacto de la obra.

Una prospección arqueológica es el reconocimiento de un área donde se desarrollarán proyectos constructivos. Un «monitoreo» se refiere al seguimiento que le da un arqueólogo a la obra —sobre todo cuando la misma implica excavaciones— con el fin de llevar un registro de lo que se encuentre bajo tierra. En este sentido, la Dirección Nacional de Patrimonio Histórico (DNPH) del Instituto Nacional de Cultura (INAC) es la máxima autoridad y la encargada de salvaguardar los recursos patrimoniales del Estado Panameño y fue responsable de supervisar los procesos que llevaron a cabo los arqueólogos que trabajaron en los puntos de obra del Proyecto de Preservación del Patrimonio Histórico de la Ciudad de Panamá.

Para los trabajos en Panamá Viejo, el Patronato de Panamá Viejo contó con una custodia, otorgada por la DNPH, para encargarse de toda actividad encaminada a preservar lo considerado «patrimonio histórico» en la zona. Por esta razón, arqueólogos del Patronato realizaron monitoreos diarios en los puntos de obra del Proyecto en Panamá Viejo.

Los hallazgos más comunes en el área de Panamá Viejo fueron pisos de casas antiguas y pedazos de tinajas. Uno de los hallazgos más significativos se dio a menos de un metro de profundidad, donde se encontraron restos humanos de la época precolombina en Panamá Viejo.

Durante los trabajos de preservación del Casco Antiguo, en varios sectores se identificaron segmentos de la antigua muralla de defensa, principalmente soterrados y en su mayoría con un impacto directo de obras anteriores y de factores naturales como la humedad, salinidad y la temperatura.

Para la conservación y puesta en valor del rasgo histórico, se señaló sobre el pavimento la huella para indicar la ubicación y orientación del Baluarte de San José, además de construir en la acera una caja de exhibición arqueológica que muestre un segmento del lienzo que discurre en sentido norte-sur.

Mejoramiento Vial de la Avenida Cincuentenario Sector Chanis

Las obras de Mejoramiento Vial de la Avenida Cincuentenario —Sector Chanis hace parte del Plan Maestro para el Reordenamiento Vial de la Ciudad de Panamá, impulsado por el Ministerio de Obras Públicas. Su construcción comenzó en 2014 y culminó en 2016.

Los trabajos contemplaron la construcción de dos viaductos, uno de dos carriles sobre vía Cincuentenario y otro de un carril sobre la avenida Diego de Almagro, además, se incorporaron mejoras geométricas en las intersecciones de la Avenida Diego de Almagro con la calle Angélica Salvat y Ave. Santa Elena; soterramiento de los cables aéreos de la red eléctrica y de comunicaciones, y reubicación del sistema de acueducto.

Como aporte cultural, ambos viaductos acogieron el arte de la reconocida artista panameña Gabriela Batista, con el fin de resaltar el significado de la palabra Panamá (abundancia de mariposas y peces). En los muros de tierra armada que conforman las rampas de acceso al puente y en las columnas que lo sostienen, se introdujeron mariposas y peces, pintados en bajo relieve.

La obra es una solución que optimiza la fluidez vehicular en la zona, reordena la circulación vehicular y peatonal, al tiempo que mejora la calidad de vida de los ciudadanos y la seguridad vial del sector.

Otros datos relevantes sobre el exitoso trabajo de preservación

En relación con el importante legado histórico, el proyecto Mejoramiento Vial de la Avenida Cincuentenario-Sector Chanis junto con el Patronato de Panamá Viejo, bajo la supervisión de la Dirección Nacional de Patrimonio Histórico, llevaron adelante los trabajos de preservación y puesta en valor del Pozo de la Reina, un importante acervo histórico colonial de nuestro país, que abastecía de agua a los caminantes que se dirigían hacia Camino de Cruces y uno de los complementos de los viajeros que atravesaban el puente del Rey.

También se realizaron trabajos de reconstrucción del cercado de la iglesia para dar una mayor protección al rasgo arqueológico y la conformación del terreno, se construyó una rampa de acceso y la calzada, se instalaron una serie de barandas en las zonas altas y una placa informativa con la historia del Pozo de la Reina, con el objetivo de impulsar el enaltecimiento y conservación de las estructuras coloniales que son parte de la historia de Panamá.

  • Preservación del Patrimonio Histórico de la Ciudad de Panamá
  • Preservación del Patrimonio Histórico de la Ciudad de Panamá
  • Preservación del Patrimonio Histórico de la Ciudad de Panamá
  • Preservación del Patrimonio Histórico de la Ciudad de Panamá
  • Preservación del Patrimonio Histórico de la Ciudad de Panamá
  • Preservación del Patrimonio Histórico de la Ciudad de Panamá
  • Preservación del Patrimonio Histórico de la Ciudad de Panamá
  • Preservación del Patrimonio Histórico de la Ciudad de Panamá
  • Preservación del Patrimonio Histórico de la Ciudad de Panamá